Las Sociedades de Socorro

Muchos de los pueblos altempordaneses cuentan con unos edificios llamados, dependiendo del lugar, sindicatos, «Centros», ateneos, casinos … que son a menudo el centro neurálgico de la vida social del pueblo, lugar de reunión y de tertulia, de bailes y teatros , o de cartas y partidas de domino.
Estos edificios son las antiguas sedes de unas entidades que desarrollaron un papel muy importante entre nuestras gentes: las sociedades de socors.
Las sociedades de socorro se empezaron a crear el último cuarto del siglo XIX, ante la necesidad de los colectivos de trabajadores industriales y agrarios de protegerse frente las enfermedades, accidentes, muertes … las sociedades de socorro cobraban un tasa a cada miembro que debía servir para darle cobertura en el caso de sufrir algún accidente, enfermedad, muerte o otros importunar, serían las precursoras de la seguridad social. Las sociedades eran pues un lugar importante, y también se convirtieron en lugar de encuentro de la gente del pueblo para discutir el porvenir. Organizaban bailes y fiestas, ya menudo eran el lugar para jugar cartas, de encuentros, de reuniones … y aunque muchas tenían prohibido en sus estatutos de hablar de política, era imposible que ésta no surge, y fuera manifiesta durante la república, lae guerra y después de la guerra, incluso, creándose diferentes sociedades dependindo del bando político.
Estas sociedades tenían nombres tan inspiradores como la unión, la fraternidad, la concordia … y menudo hicieron construir edificios importantes para que fueran la sede de sus asuntos. Estos edificios son los que hoy en día nos han quedado como legado, muchos de ellos de gran interés arquitectónico, siendo una muestra arquitectónica civil desde el modernismo al neoclasicismo. Hoy en día, estos antiguos edificios han dejado de tener el uso que tenían, ya que las sociedades de socorro dejaron de tener un sentido importante cuando a partir de los años 60 se empezó a hacer uso de la seguridad social, pero muchos de ellos al pasar a ser de titularidad municipal, son todavía hoy los lugares de encuentro del pueblo, donde se celebran las fiestas y los bailes, y donde la gente se encuentra para charlar, jugar a cartas o tomar café.
Os proponemos un pequeño recorrido por estas pequeñas joyas de nuestro recuerdo histórico, testigos silenciosos de la revolución política y social de finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX Si escucha bien todavía disfrutando con las conversaciones, el ruido de golpes, los gritos y la alegría de muchos hombres de nuestra tierra que encontraron consuelo y lugar de expresión.
La Unión de Maçanet de Cabrenys:
El edificio data del 1906, es de estilo modernista y fue construido por Josep Azemar, destacan sus ocho aperturas de estilo mozárabe sobre los tres arcos correspondientes a la puerta y las dos ventanas de la planta baja. El segundo piso es de ladrillo visto y está rematado por cuatro cornisas repartidas a igual distancia en la parte superior de la fachada. Destacan dos relieves de piedra, uno con el escudo de la Unión y el otro con el año de construcción del edifici.
La Concordia de Darnius:
Edificio de una sola nave a doble altura, de planta rectangular y notables dimensiones . Fue construida por Azemar. La arquitectura de la Concordia está caracterizada por una estructura muy elemental, circunstancia que no intenta disimular en la vertiente decorativa; por el contrario, ésta es el resultado de una sobria y calculada utilización de diferentes materiales. Así, el ladrillo visto le sirve para subrayar puertas y ventanas gracias a su aplicación en las jambas y dinteles; por otra parte notamos el uso moderado de la cerámica. Hay que considerar esta arquitectura dentro del movimiento modernista, aunque con rasgos novecentistas.
La Concordia de Agullana:
Proyectado en 1912 y construido en 1913, es un edificio situado en el centro del pueblo, de una sola nave a doble altura, de planta rectangular y gran tamaño (14x28m). Se yuxtapone a otro edificio, también de planta rectangular, utilizado como cine. El arquitecto Azemar aplicó estructuras y conceptos similares a los construidos en Darnius y Maçanet de Cabrenys. La cubierta es a dos vertientes. Se caracteriza por una sencilla sintaxis de elementos y una falta casi total de adornos. Estos se limitan a subrayar puertas y ventanas. Así el ladrillo visto en las fajas de separación de los diferentes espacios de las fachadas y el uso moderado de cerámica se convierten en los únicos materiales que articulan la fachada. Se encuentra entre el modernismo y el novecentismo.
La Concordia ha sido y es el lugar de encuentro y celebración de la gente de Agullana.
La Sociedad de Socorros Mutuos la Unión Jonquerenc:
La Sociedad de Socorros Mutuos la Unión Jonquerenc, fue fundada en 1902, por la fusión de cuatro sociedades de socorros mutuos existentes en la Jonquera, La Industrial, la Antigua Junquerense, El Santísimo Sacramento y Lealtad. Estas sociedades que se fusionaban fueron fundadas a mediados del Siglo XIX, como la mayoría de sociedades de socorros mutuos de los municipios vecinos.
Entre los años 1915 y 1919 la Sociedad la Unión Jonquerenc compra del edifi actual, que había sido fábrica de tapones, Aduana, Centro de Tranporte de Viajeros y Colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. En 1919 se construye en el patio anexo al edificio, la sala de baile y espectáculos.
Actualmente aparte de Bar, oficinas de la Sociedad la Unión Jonquerenc y Sala de Espectáculos, en las plantas superiores cobija el Casal del Avi y la Biblioteca Pública Municipal.
Continúa con el paso de los años, como uno de los centros neurálgicos de las actividades sociales y culturales de la Villa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies