Portbou

Originariamente era un refugio de pescadores y actualmente es un moderno núcleo urbano que debe su desarrollo a la creación de la actual Estación Internacional y a la apertura de la línea férrea en 1872. Inicialmente pertenecía al municipio de Colera y, desde 1934, es independiente. La circulación de trenes y la aduana se convierten en el motor del pueblo.

Hay que destacar el monumento funerario en memoria de Walter Benjamin y de todos los refugiados europeos de la Segunda Guerra Mundial. Se trata de un espacio de arquitectura contemporánea. Consta de un pasaje encarado al mar, una plataforma-mirador, un olivo y la tumba del filósofo. Es obra de Dani Karavan y fue inaugurada en 1994.

El templo parroquial de Santa Maria de Portbou se empezó a construir en 1879. La fachada es ornada con relieves del Sol y la Luna y figuras restauradas por Frederic Marès. En el retablo de detrás del altar hay la Virgen de Frederic Marès (Portbou 1893 – Barcelona 1991). El sagrario y la cruz son de Domènech Fita (1927). Dentro del templo, entre los contrafuertes, hay trece vitrales. El campanario tiene 36 m cuadrados de base.

El cerro Querroig, con 670 m de altura, cierra el valle de Portbou con restos de la fortaleza, ya mencionada en el s. X, como el extremo septentrional del condado ampurdanés. La subida no representa ninguna dificultad. Se accede por la forestal que sale del collado de El Frare en la antigua N- 260. A su lado, ondea permanentemente la bandera catalana que proclama la unidad histórica y cultural de estas tierras. Ganando esta cima, habremos pisado dos estados y tres términos municipales: Portbou, Cervera y Banyuls de la Marenda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR