Palau-Saverdera

El pueblo ha experimentado un importante crecimiento en el transcurso de los últimos años, como consecuencia de la proliferación de segundas residencias y también por el sinfín de personas que escogen esta población para vivir durante todo el año. Repartidos por todo el término, hay numerosos monumentos megalíticos que dan fe de la vida durante la prehistoria. Son ejemplos de ello el dolmen del Mas Bofill y el dolmen de La Febrosa.

En antiguo molino de viento – torre de vigía, construido entre los siglos XVI-XVII, pertenece al vecindario de Torrelles y está ubicado en tierras de los Aiguamolls de l’Empordà.

Hay que destacar la iglesia de Sant Joan, un templo románico (s. XI) con interesantes pinturas de la misma época, y la ermita de Sant Onofre, que, a 400 m de altitud, es un impresionante balcón sobre la llanura ampurdanesa, ya existente desde el s. XIV, aunque el actual sea del s. XVII.

El castillo (Can Mèssio) está construido entre los siglos XIV y XVI. Sólo se pueden apreciar restos del antiguo recinto amurallado y tres torres, de las que destaca la torre de las Horas, donde hay el reloj público.

El poblado neolítico de Ca n’Isach acoge tres fases de ocupación, estando una de ellas muy bien representada, la del grupo ampurdanés (4100 – 3400 a.C.). Se han hecho excavaciones y una reconstrucción de una de las cabañas originales. Está muy bien interpretado con paneles y la panorámica de la llanura da una idea del origen estratégico del punto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR