La Vajol

La Vajol es el pueblo más alto de la comarca: 546 m. También es el más pequeño demográficamente, con poco más de 100 habitantes. Los meses de enero y febrero de 1939, La Vajol vivió unos días de gran actividad política y fue sede, conjuntamente, de la Presidencia de la República y de la Presidencia del Gobierno. Su habitual tranquilidad había quedado rota por los eventos de aquella época. El pueblo más pequeño de la comarca había sido, paradojalmente, la capital del Estado español.

La iglesia parroquial románica de Sant Martí, del s. XII, tiene una espadaña con dos arcos de cuarto de círculo. Tiene detalles interesantes como la larga escalera exterior de acceso al campanario; una escalera que da una fisonomía inconfundible al pueblo.

El mirador de L’Empordà es el punto de observación en una carretera que lleva a Maçanet de Cabrenys. Cuando el día es claro, la vista de este mirador es espectacular: desde la punta de Cap de Creus, la llanura ampurdanesa y hasta El Montgrí y El Baix Empordà.

El monumento a Lluís Companys fue construido por la Comisión para recordar el paso del presidente, en enero del año 1939, hacia el exilio. Fue inaugurado en el año 1981, en el collado de Manrella, justo en la línea fronteriza con Francia. Cada año, el 15 de octubre, fecha en la que fue fusilado Lluís Companys en Montjuïc en el año 1940, se celebra un acto de homenaje.

En la entrada de La Vajol, en la era de Can Canta, hay un monumento inaugurado en el año 1991, construido en homenaje a los mineros que trabajaron en la explotación del talco. Se trata de una composición de hierro forjado, para la que se utilizaron materiales procedentes de la misma mina. Representa un minero con una vagoneta.

La Mina Canta (también llamada Tresor d’en Negrín), propiedad de los hermanos Giralt Canta, fue confiscada por el gobierno republicano en el año 1937, y durante muchos meses allí trabajaron un puñado de obreros llevados de Cartagena. Lo hacían bajo la dirección del teniente y arquitecto Joan Negrín, hijo del presidente del Gobierno. Su interior fue convertido en un verdadero fortín; con puerta blindada, ascensores, generador eléctrico propio, despachos, habitaciones, etc. En el exterior, el polvo y la piedra troceada chorreaban por la vertiente, blanqueando todo el pie de la fábrica. En cuanto al oro, se dice que el último camión que salió de la mina ya no pudo pasar por El Pertús. Luego, se cargó todo el oro encima de mulas y de caballos y se pasó por la montaña de Les Illes. Dicen que nunca más se supo nada de él.

Més informació: http://ca.lavajol.cat/

la-vajolla-vajol-4la-vajol-2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR