Espolla

El término de Espolla es el que tiene más sepulcros megalíticos de la sierra de L’Albera (dolmen del Barranc, de la Cabana Arqueta, de Arreganyats, de la Font del Roure, etc.). En un vecindario próximo, hay la necrópolis hallstáttica de Els Vilars. El sector montañoso está lleno de bosques (alcornoques, robles, hayales, brezos, estepa, etc.). Los cultivos, en el sector de la llanura, son de secano: viña, olivo y algún forraje.

La cooperativa agrícola es una de las más antiguas de Cataluña, y sus vinos y aceites son famosos por toda la comarca.

Hay que destacar la Cooperativa Agrícola de aceite y vino situada en la carretera de Roses. El edificio data de 1931 y en él destaca la nave de tinas formada por una sucesión de arcadas apuntadas de baldosa vista. También es notable la bodega de madera con un conjunto de botas de grandes dimensiones. Se hacen visitas guiadas durante todo el año. Hay la posibilidad de hacerlas en diferentes idiomas. Se recomienda ir allí en la época de vendimia, en otoño, y de cosecha de la aceituna, en invierno. Se debe concertar previamente la visita.

La iglesia de Sant Jaume (s. XVIII) está formada por una gran nave central y capillas laterales. La iglesia románica de Sant Martí de Baussitges (s. X) consta de una nave dividida en dos tramos, donde aún son visibles restos del enlosado original y de un ábside de planta trapecial. El edificio está coronado por un campanario de palomilla de tres pilastras.

La ermita románica de Sant Genís d’Esprac (siglos XII-XIII) consta de una nave y un ábside circular. En el muro norte se puede encontrar “Opus Spicatum” (s. X).

El lugar llamado Ponts de Relliquer es una extensión del núcleo que se construyó siguiendo el camino del cerro Castellar y paralelo al curso de la acequia del Merdanç. Con la integración de la acequia en el paisaje urbano y la construcción de puentes se formó un paisaje interesante y característico. Tenemos una muestra de ello en el extremo más meridional del barrio.

A levante de la calle de Figueres encontramos el recinto amurallado del castillo de Espolla (s. XIII). Se trata de un conjunto de planta rectangular ordenado a partir de una calle central orientada en dirección norte-sur. De la construcción original, hoy poco visible, podemos destacar la portalada de mediodía, construida con piedras graníticas careadas, las esquinas también de grandes sillares graníticos y varias aspilleras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR